Reflexiones generales sobre el gobierno corporativo en Europa

La conciencia sobre la importancia del Gobierno Corporativo parece ser un activo que se democratiza y se propaga en la sociedad española de forma progresiva. Los diversos actores y espectadores del mercado tienden en menor o mayor medida a compartir, afirmar, desvirtuar o difundir los estándares comúnmente conocidos y mayormente publicitados por los diversos medios y grupos de interés que parecen haberse apropiado de contadas prácticas que no siempre abrigan el todo de lo que conlleva el Buen Gobierno Corporativo y connaturalmente un proceso de toma de decisiones que tome en consideración el buen haber de la sociedad en el largo plazo concatenado con el interés de los accionistas e inversores. Estos lugares comunes se han convertido en ocasiones en espejismos que parecieran verdades grabadas en piedra, sin embargo pocos conceptos son más dinámicos y versátiles que los estándares de Gobierno Corporativo.

Aunque aun persisten algunos aspectos básicos, como podría ocurrir con las normas básicas de la interpretación jurídica, deberíamos recordar que hace unos años antes de Enron y Worldcom., las opciones sobre acciones parecían una práctica de retribución más que razonable e incluso deseable, a pesar de que en 1993 la “Financial Accounting Standards Board (FASB)” solicito al congreso un ajuste contable que se quedo en nada hasta que llegaron los escándalos. Hoy los inversores repelen la figura, pero también hubo un momento en donde los mismos activistas del Gobierno Corporativo defendían sin soslayar que la remuneración de los Consejos de Administración obedecía al ámbito de éste órgano de administración y que someterlo a la Junta General de Accionistas era una especia de coadministración.

En general los tópicos recáen sobre el porcentaje de independientes que debe tener un Consejo de Administración, los años de rotación de un auditor, la combinación de rol de Presidente y Consejero Delegado y la composición de las Comisiones del Consejo. En los últimos años el tema de diversidad que se ha limitido casi exclusivamente al tema de la “cuota rosa” y de forma algo superflua se habla del diálogo con los inversores, pero poco se profundiza en las verdaderas tendencias, haciéndo mayor énfasis en los requerimientos – sin demeritar su impacto e importancia – que hacen los inversores, agencias de evaluación y asesores de voto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Visit Us On LinkedinVisit Us On FacebookVisit Us On TwitterCheck Our FeedVisit Us On Youtube